Cabe resaltar que por medio de la Fundación Social, entre 1994 y 1998, las organizaciones de recicladores pudieron prestar sus servicios en diferentes municipios para el Manejo Integral de Residuos Sólidos. Las cooperativas realizaban entonces una labor de operadores entre la Fundación Social y el municipio que contrataba el servicio.