Posteriormente, en el año 2000 la Fundación social termina su etapa de apoyo. Hasta dicha fecha, todos los recursos económicos necesarios para la operación y funcionamiento de Arreciclar habían sido asumidos por dicha entidad. Lo anterior permitió que al no tener preocupaciones económicas, Arreciclar pudiera prestar apoyo y acompañamiento a las organizaciones de su base social en temas administrativos, educativos, y en todo el proceso de conformación; debido a que en el año 1995 la normatividad obligaba a todas las organizaciones a la formalización. Sin embargo, fue una época de trabajo interno, y aún había poca proyección y visibilización como actor regional.